INTELIGENCIA PREVENTIVA: La inteligencia preventiva no es otra cosa que el procesamiento de información para evitar ser víctimas de un delito; son una serie de pasos que, desarrollados en forma recurrente, conformarán un hábito de prevención en prácticamente todas nuestras actividades.

Cada día conocemos en nuestro entorno una víctima más, sabemos de personas muy cercanas que han sido lesionadas, secuestradas o, peor aún, asesinadas. No podemos, entonces, permanecer con la esperanza en que sea la policía quien se encargue de nuestra seguridad, de nuestra autoprotección, de lo que llamamos "seguridad personal"; ellos se encargan, o, por lo menos deberían hacerlo, de buscar condiciones de entornos estables, "seguros".

El simple concepto de inteligencia preventiva nos lleva a imaginar definiciones poco conocidas para la comunidad en general, pensamos en términos policiales especializados, relacionados con el espionaje, la escucha, la observación y/o la investigación. No obstante, el concepto de inteligencia ha superado todos los límites, ya es utilizada tanto en el ámbito público como en el privado; los grandes corporativos desarrollan unidades de esta naturaleza para la detección temprana de amenazas, identificación de puntos vulnerables en su organización y, por lo tanto, medir sus riesgos en oportunidad de prevenirlos. ProDefense Srl.